Marcos Carámbula

Homenaje a Vladimir Roslik

  • Publicado en Blog
  • Visto 577 veces

Se designó con el nombre: “Vladimir Roslik Bichkov” una ramal de la Ruta Nacional N° 2


Roslik fue el último asesinado en la tortura por la dictadura cívico - militar el 16 de abril de 1984.
El senador Marcos Carámbula del espacio 1001 – FA, se refiere a este importante reconocimiento

La semana pasada la cámara de senadores voto por unanimidad, ponerle el nombre de un tramo de la ruta 2 que llega hasta Fray Bentos, el nombre del Dr. Vladimir Roslik.
Vladimir Roslik fue el último muerto allá en abril del 84 asesinado por la dictadura, y lo primero que queremos resaltar son dos reflexiones.
En primer lugar, que solo hace 30 años, abril del 84 y segundo, el dolor que aún nos provoca la muerte en tortura de Vladimir Roslik en el cuartel de Fray Bentos, se sabe los responsables, se sabe la verdad, pero no ha habido justicia.
Aún nos duele pensar en Vladimir Roslik, cuyo único delito, el, un hijo de campesinos, que había soñado con ser médico y que en función de la solidaridad pudo estudiar en la Universidad Patricio Lumumba de la Unión Soviética y que de allí se vino nuevamente a su pueblo, pudiendo haber optado por otras elecciones de vida.
Sin embargo se vino a su pueblo, a servir a su pueblo, a sus campesinos, a la gente de estas tierras fértiles que habían llegado allí hace más de 100 años, y su único delito fue ser médico de pueblo, porque todas aquellas acusaciones falsas, infundadas, sin ningún tipo de documentación, se mostraron que eran absolutamente una provocación.
Nos duele todavía como se estigmatizo aquel pueblo de colonos rusos, cuyo único delito era labrar la tierra y venir de las tierras rusas y por ese delito los llevaron presos y los vigilaron en el 76 en el 80 a Roslik y a otros jóvenes en aquellos tiempos o viejos luchadores de la tierra, cuyo único delito era ese, su apellido.
A Roslik lo llevaron en una madrugada de abril del 84 y al otro día le avisaron a su señora, una corajuda mujer, que hasta ahora nos conmueve su valor, su heroísmo, su lucha por la verdad, Mary Zabalkin que su marido había muerto.
Con causas que no tenían nada que ver con lo que había pasado, la valentía del doctor Burjel y de otros médicos en aquel momento le hicieron saber cuál era la verdad, Roslik había muerto por torturas.
Todavía nos duele cuando llegamos con un grupo de ciudadanos que representaban a los distintos medios de prensa de la profesión, hasta San Javier acompañando su entierro, Manuel Flores Silva, José German Araujo de la 30, Ignacio Lezama de 5 dias, un diario que fue clausurado rápidamente, la gente del Serpaj, Gregorio Martirena Goyo recientemente fallecido de la federación medica del interior y aquel entierro de Roslik, de dolor, de tristeza, de profundo silencio, encabezado por el sacerdote, del pueblo que lloraba por Volodia acecinado por la dictadura en medio de la represión que estaba uno y a otro lado.
Nos duele lo que fue aquel tiempo cuando ya estaban los partidos políticos, algunos libres de hacer política, cuando ya se había dado el primer 1° de mayo multitudinario en el 83, cuando a fines del 83 en noviembre, aquel acto que fue llamado el Río de la Libertad con el magnifico discurso de Alberto Candeau, cuando de una u otra forma se expresaban los jóvenes, los estudiantes, en Montevideo, en el interior, reclamando libertad, democracia, sucede la muerte de Roslik.
Pocos días después se realizo la convención médica nacional, la séptima convención médica nacional, donde el tema fue la ética y la tortura y el papel de algunos médicos que habían sido cómplices con la tortura. A raíz de ese tema se consolido la comisión nacional de ética que juzgo a los responsables.
Entonces hoy cuando la cámara de senadores hace un homenaje a Roslik poniendo el nombre a esa ruta, tiene el valor de honrar la memoria de Valdimir Roslik.
Como dice en la tumba, lo que pusieron su familia, su madre, su hijo, su esposa, “vivirás eternamente, que las lagrimas, que el dolor de aquel tiempo se transforme en amor hacia los otros, ese es el primer sentido, homenaje a Vladimir Roslik”
Y al mismo tiempo compromiso, compromiso por la verdad y por la justicia, no se puede construir el Uruguay de hoy y del futuro si no es con verdad y con justicia.
En el caso de Roslik se conoce la verdad, falta que se proceda a la justicia, para bien de los uruguayos y construir este país en paz y con esperanza.