Marcos Carámbula
Destacado Empresas Públicas: Década perdida, Década ganada

Empresas Públicas: Década perdida, Década ganada

  • Publicado en Blog
  • Visto 598 veces

En el 2015 dos temas centraron el debate político .El presupuesto nacional que marca las prioridades para el próximo quinquenio y las empresas públicas, en particular Ancap.

 

El presupuesto nacional aun en medio de la preocupación por la situación económica nacional y regional estableció con realismo prioridades estratégicas que hacen a la esencia de nuestro gobierno, de nuestro proyecto: infraestructura, educación, sistema de cuidados, avanzar en salud, seguridad pública. Es el tiempo con el presupuesto votado y asignado (1100 millones de dólares de incremento) de desarrollarlo con fuerza en cada uno de estos rubros.
Ancap ha estado en el centro del debate. Es preciso resumir a cuenta de mayor extensión y profundidad las principales conclusiones y sobretodo el presente y el futuro para lo cual ya está en marcha un plan dirigido directamente por el Poder Ejecutivo.

En el 92 los uruguayos defendimos las empresas publicas frente al empuje privatizador hecho ley-gobierno herrerista- que seguía las directivas del consenso de washington y las más duras recetas neoliberales. En el 2003 – gobierno neo batllista- el pueblo uruguayo volvió a expresar su opinión y derogo las leyes de desmonopolización de combustibles de ancap, antes defendió a Antel

El tema de las empresas públicas es un tema muy sentido por los uruguayos. Dice Caetano que este tema matriza las opiniones políticas e históricas desde comienzos del siglo 20. Por esta razón más allá del debate parlamentario, de la campaña sistemática de la derecha y de los principales medios de comunicación es nuestra responsabilidad con rigurosidad informar a nuestro pueblo en un tema que le resulta particularmente sensible y seguir adelante porque las empresas públicas en nuestro país son fundamentales en el concepto integral de desarrollo.
Lo debemos hacer con serenidad, con profundidad, como siempre de cara a la gente. A mi entender la mayor virtud de quien tiene responsabilidades públicas en el acierto o en el error es informar, escuchar, poner la cara y sobretodo la oreja. Pero sepamos bien que aquí más allá de la situación de Ancap-que se va a revertir que ya se está revirtiendo, lo que está en juego son los dos proyectos de país.

En el debate se habla de década perdida, de lata vacía, al igual que cuando por allá por el 2002 con una Ancap absolutamente quebrada después de un plan de inversiones en la Argentina que rotundamente fracasó, después de muchos años sin invertir en sus plantas se fundamentó y se votó la ley de desmonopolización que el pueblo derogo ¿podemos hablar de década perdida en las empresas publicas 2005-2015? Veamos:

Hay un plan nacional de energía en curso, acordado por los 4 partidos. Hay un plan estratégico de ancap en curso, aprobado por todos los directores incluidos lo de la oposición.
Cuando hablamos de políticas de estado los 4 partidos acordaron un plan nacional de energía. Hoy con la inversión realizada por las empresas publicas especialmente UTE, ANCAP, el Uruguay está a la cabeza de la región y es ejemplo en el mundo en la transformación de su matriz energética. El 55 % de la energía que se consume en el país es renovable, desde la generación hidroeléctrica, a la eólica, la biomasa, la energía solar, los biocombustibles es un formidable salto, producto de la inversión de las empresas públicas en el orden de los 3800 millones dólares más la asociación en la generación eólica y otras alternativas con privados con inversión de casi 7000 millones de dólares
Es década perdida que prácticamente el 98% de la electricidad en un país con electrificación universal hoy, sea de origen renovable y que este cambio en la matriz energética va a significar en el 2017 una reducción del 88 % de la emisión de gases de efecto invernadero.

Es década perdida cuando una inversión de 500 millones de dólares de ANTEL permite un Uruguay entero conectado, con la fibra óptica y su múltiple dimensión que permite llegar a cada casa, con hegemonía en comunicación celular pesar del alto nivel de la competencia, con innovación: el Datacenter más importante de la región, próximo a inaugurarse. Y vayamos al plan estratégico de Ancap basado en vértices de dimensión ambiental, productiva, de desarrollo local y regional.

Era impostergable e imprescindible invertir en la desufurizadora: 30 millones de toneladas de azufre en el aire montevideano que hoy se transforman en fertilizantes. Decisión acordada desde mucho antes que miles de horas de capacitación y fuentes de trabajo directos , normas de seguridad estrictas que permitieron sobrellevar la obra más compleja y de alto riesgo sin accidentes severos el desarrollo de las plantas de etanol y biodiesel en Bella Unión, en Paysandú en Montevideo, transformación de un norte profundamente deprimido, con las más altas tasas de mortalidad infantil del país, en polo de desarrollo industrial, en producción de azúcar, de productos de alimentación animal, de energía, de biocombustibles, con generación de 2000 puestos de trabajo directo, y cadena agroindustrial productiva, con reducción de emisión de gases efecto invernadero, con capacitación en nuevas especialidades técnicas y desarrollo social local y regional que transformo la realidad de cada familia. Cumpliendo a su vez con la ley de biocombustibles: el 10 % de las gasolinas, renovables.

Cuando Ancap resuelve invertir en las dos plantas de portland Minas y Paysandú eran plantas prácticamente cerradas, paralizadas, sin inversión desde hace muchos años, en un rubro definido por su ley de creación
Se ha invertido en ambas plantas para volverlas competitivas. Minas pronta y Paysandú con el equipamiento adquirido para empezar su construcción y con la decisión de presupuesto previsto para completar el esfuerzo y ponerla a andar. Se discute desde el punto de vista económico si una o dos plantas. Pensemos en Paysandú, con el cierre de Paylana y otras industrias la importancia de la planta de portland junto a la de etanol, a la reactivación del puerto como imprescindibles palancas de desarrollo local y regional en una zona de fuerte tradición industrial. 
Sin duda que uno de los temas que más ha estado en la tapa de los grandes medios es la planta de cal en 33. Hay reservas minerales en esa zona que son públicas, cuya licencia expira, hay mercado regional que decide esta inversión. Vamos a preguntarle al intendente de 33 si sirve o no como polo de desarrollo directo e indirecto.
Y la última dimensión del plan estratégico es la búsqueda y exploración seria de las posibilidades de recursos naturales propios que reafirmen nuestra soberanía: gas y petróleo. Estamos a punto de rubricar ese trabajo hecho con absoluta rigurosidad y prudencia de confirmar para bien dicha posibilidad que deberá abordarse como una política de estado con los mayores consensos y así se están dando los pasos. En suma 1200 millones dólares de inversión en el desarrollo del plan estratégico de ancap.

¿Todo está bien? NO. El propio directorio de ancap en su última comparecencia a la comisión investigadora asumió la necesidad y la obligación de corregir y profundizar la gestión. Ninguno de nosotros que ha estado en la gestión pública puede sostener que en 10 años y mucho más con la complejidad de una empresa como ancap que no haya errores.

No hay ilícitos, no hay irregularidades. Los números, los documentos, los ingresos, los egresos están absolutamente todos a la vista y no se le ha ocultado a los miembros de la comisión ningún balance, ninguna factura, ningún informe, ninguna acta. El directorio, en 4 oportunidades, los ministros los presidentes del Ente han concurrido a brindar toda la información, sin ocultamientos ni misterios, así debe ser.

Los costos sobre cada inversión están explicadas una por una y solo a modo de ejemplo la tan mentada y reiterada alusión al sobrecosto de la planta desulfurizadora, a partir de comparar un estudio de factibilidad de la década de los 90 con los costos cuando realmente se hizo la licitación, casi 10 años después donde juegan el incremento de los costos de la materia prima, el acero, los costos de la mano de obra y vaya si defendemos lo que ha significado la mejora significativa del salario real en los últimos años, los costos de las instalaciones anexas imprescindibles
Pero sin duda debemos corregir los tiempos, las demoras, que en función de cronogramas no cumplidos, dilatan el retorno de equilibrio, sin duda que con visión de carácter nacional debemos acompasar los planes de inversión acordados en términos generales ,con los tiempos y las previsiones macroeconómicas. Sin duda que es necesaria una revisión de las políticas de propaganda publica, no solo en montos sino también en distribución y visión nacional –
No se quejan los grandes medios de cómo han sido beneficiarios principales de la propaganda pública en tantos años. Sin duda que esto exige una clara revisión. Sin duda también que toda la regulación de las empresas colaterales bajo el derecho privado que fueron creadas en su enorme mayoría antes de la administración frenteamplista requiere legislar y pensar una nueva forma de control más ágil y segura.
El gobierno nacional ya ha tomado medidas. Capitalización de 600 millones de dólares en una empresa cuyo giro anual es de 3600 millones de dólares y cuando esta decisión genera tanto escándalo nos preguntamos cuanto nos costó salvar el banco hipotecario, cuanto costaron las crisis bancarias anteriores, cuanto significa hoy un BROU saneado y como estaba en el 2005.

Las medidas ya las inicio el directorio anterior y las profundizan las nuevas autoridades siguiendo lineamientos estrictos del presidente.
ANCAP saldrá adelante y seguirá la línea de desarrollo estratégico del país junto a ANTEL, a la UTE. Así debemos asumir los frenteamplistas: sin esconder nada, haciéndonos responsables, dando la cara, reforzando siempre lo colectivo Sabiendo que hay una tremenda ofensiva para restaurar el modelo de derechas aquí y en la región, identificando con precisión quienes realmente son los adversarios a un proceso de cambios para bien de la gente y quienes trabajan sin pausas para derrotarnos y volver a su modelo, a su proyecto.
El frente se sustenta en su programa, en su diversidad, en su unidad pero esencialmente en que es un proyecto colectivo, que es el proyecto del pueblo uruguayo para su desarrollo y está en curso. Hay una década ganada, hay mucho por hacer y mucho por corregir pero el rumbo esta trazado. Nada ha sido en vano, de los errores es donde debemos con más rigurosidad aprender, pero fundamentalmente es en el contacto directo, cara a cara, de frente con la gente pueblo a pueblo, como lo hace Tabaré cada semana, como lo debemos hacer los legisladores y quienes tengan responsabilidad pública, como lo debe hacer cada comité de base.

En estos días de desánimo, de desconcierto, de pesimismo, más que nunca debemos defender y profundizar nuestro proyecto en cercanía, en debate fraterno. No nos resignamos jamás a los que algunos llaman el juego pendular. Hay mucha sabiduría, paciencia, sacrificio, generosidad, dolor, heroísmo acumulado. Sobre esos pilares aquí llegamos. Los frenteamplistas querernos seguir avanzando, sabedores que hay errores y hay tiempos que nos exasperan, sobre todo cuando se trata de seguir combatiendo la inequidad, la pobreza. No distraernos, no detenernos…